12 junio 2008

De repente, el último verano: represión y canibalismo

Suddenly, last summer. USA, 1959.

Director: Joseph Leo Mankiewicz

Guionistas: Gore Vidal y Tennesee Williams, basándose en la obra teatral del segundo.

Intérpretes:
Montgomery Cliff, Elizabeth Taylor, Katharine Hepburn

Temáticas de interés: homosexualidad masculina, represión

Sinopsis:


Violet Benavle, una señora madura y adinerada, ofrece una generosa subvención al psiquiátrico en el que trabaja el doctor Cukrowicz. El médico naturalmente intenta agradar a la señora, pero pronto descubrirá que su apoyo no es desinteresado: a cambio quiere que se interne a su sobrina Catherine y se le practique una lobotomía.

Comentario:

Violet Benavle es un típico personaje de Tennessee Williams: rica, decadente, de psicología alambicada y con una fuerte tensión erótica reprimida, en este caso incestuosa, que se traduce en un vínculo enfermizo con su único hijo. Sebastian, el protagonista ausente en torno a cuya muerte gira la obra, iba acompañado de su madre a todas partes; Violet odia a su sobrina porque rompió la relación idílica entre ellos y la prima pasó a ocupar el puesto de la madre, por una razón además muy dura para el amor propio de la señora: Sebastian quería una mujer joven y atractiva a su lado por una razón que se va intuyendo a lo largo del metraje y que sólo al final se hace explícita.

Catharine no sólo tiene la juventud y la belleza que Violet ya no posee y usurpa el privilegiado puesto de acompañante oficial de Sebastian, sino que además es una joven humilde cuyos modales llanos su aristocrática tía desprecia. La joven no ha sido enseñada a reprimir su sexualidad y sus emociones; tiene la misma pulsión erótica de su tía pero ella la deja aflorar. Su comportamiento histérico, que se ha desencadenado tras el trauma de la muerte no aclarada de Sebastian, la ha llevado a un internamiento psiquiátrico que el doctor Cukrowicz, personaje que representa el punto de vista del espectador, testigo de este drama familiar, debe decidir si es beneficioso para ella o si se trata de una forma de reprimir a una joven díscola y silenciar secretos que no deben salir a la luz. Es posible que Williams se inspirara para esta historia en el célebre caso real de la actriz Frances Farmer, hospitalizada y lobotomizada pocos años antes por motivos no muy claros.

La película, altamente teatral y basada en la construcción de una atmósfera malsana y opresiva por medio del diálogo y el primer plano, nos va conduciendo hacia un climax final en el que se desvelará el secreto familiar inaceptable para Violet. SPOILER: resulta un tanto anacrónico en la actualidad que el conflicto central de la obra resulte ser que la madre no acepte la atracción de su hijo por los hombres y la convierta en algo que debe ser silenciado a toda costa, pero hasta hace muy poco tiempo esta era la realidad que rodeaba a la homosexualidad. Fiel a la visión que se tenía de este tema en la época, el guión asocia ser gay con promiscuidad, inadaptación social, relación edípica con la madre, corrupción de menores en playas del tercer mundo (que es como se considera a España en la película), violencia y otros aspectos sórdidos. Incluso dando esta visión escabrosa y moralista, que ya habíamos visto al hablar de La calumnia, el tema se consideraba demasiado atrevido para la censura de la época, aunque ya por muy poco tiempo. El cine y la sociedad de 1959 estaban a punto de dejar de cerrar los ojos ante una realidad que no se podría ocultar más tiempo, como de hecho anuncia este film en el que la verdad acaba saliendo a la luz.




Escenas destacadas:

  • Violet le presenta al doctor a la estrella de su jardín, que no es otra que una planta carnívora, al mismo tiempo metáfora de la trampa que le está tendiendo y anticipadora de los matices caníbales de la historia de Sebastian.
  • SPOILER: Catherine finalmente se atreve a hablar de la traumática experiencia vivida el verano anterior. Sebastian fue linchado por un grupo de chicos que tras matarlo devoraron parte de su cuerpo.

Anécdotas:

  • Montgomery Clift estaba convaleciente de un muy grave accidente automovístico durante la época del rodaje; tenía parte de la cara paralizada y necesitaba tomar fuertes medicamentos para aguantar el dolor, que se nota en su expresión en la pantalla. Su presencia en la película se debió a la insistencia y el apoyo de las actrices, que acabaron muy enfadadas por la actitud despectiva del director y el productor hacia él. Se dice que Katharine Hepburn llegó a escupirles a la cara al final del rodaje.
  • La traducción española del título se presta un poco a confusión; el título inglés no quiere decir de repente llegó el último verano, que es lo que evoca el nombre español, sino que es una forma de introducir los recuerdos de Catharine: Suddenly, last summer ... (de repente, el verano pasado ...).
  • Katharine Hepburn y Elizabeth Taylor compitieron entre sí por el Oscar a la mejor actriz de aquel año. La película obtuvo otra candidatura por su dirección artística.
  • Las referencias a la homosexualidad, prohibidas por el código Hays de censura, causaron cierta polémica en el estreno, aunque se hacía cada vez más evidente lo trasnochado y obsoleto que resultaba ya dicho código. Sorprende que la película consiguiera estrenarse en la España franquista, no sólo por lo escabroso de su temática, sino por la imagen tan primitiva que se da de nuestro país en la historia.

Sobre el director:

Joseph Leo Mankiewicz (Pennsylvania 1909 - Nueva York 1993) es uno de los grandes nombres del Hollywood clásico. Empezó en el cine haciendo traducciones de películas alemanas y siendo todavía muy joven produjo grandes éxitos como Historias de Philadelphia. Su salto a la dirección se produciría algunos años más tarde, un campo en el que logró el Oscar y un enorme reconocimiento con Eva al desnudo. Otros títulos suyos muy recordados son Carta a tres esposas, La condesa descalza o La huella. Trabajó en una época en la que las referencias sexuales estaban prácticamente prohibidas en el cine comercial, por lo que De repente, el último verano es su título más arriesgado y el que más desarrolla una temática erótica.

Enlaces:

IMDB
Wikipedia

9 comentarios:

La navaja en el ojo dijo...

Gracias por el enlace también aquí. Parece que Elizabeth Taylor es una actriz muy de psicodrama. Se le daban bien los papeles complejos y atormentados.

Tiene mérito que seas capaz de analizar tan en profundidad películas que no son recientes, ¿las vuelves a ver para los artículos o es que te acuerdas?

Dillinger is dead dijo...

Muy acertado lo de Elizabeth Taylor. Precisamente mientras leía críticas de la película para documentarme para el artículo, una decía precisamente eso, que esta actriz había nacido para interpretar a Tennessee Williams. Lo hace muy bien, tanto aquí como en "La gata sobre el tejado de zinc".

"De repente, el último verano" la he visto dos veces, la segunda no hace mucho. Como hablo sólo de películas que me gustan, pues sí suelo recordar los detalles, otras películas que me han pasado desapercibidas sí las he olvidado. En cualquier caso muchas gracias.

Martín L. dijo...

Leí en Wikipedia que algunos consideran que el objetivo de Gore Vidal al adaptar la obra de Williams a la pantalla grande era justamente satirizar los estereotipos con los que se veía a los homosexuales en esa época (inclinados hacia la pedofilia, con relaciones enfermizas con sus madres, etc.), e incluso catalogan a De repente, el último verano como una comedia negra.
Saludos

La navaja en el ojo dijo...

Yo es que no recuerdo así ninuna película, aunque me haya encantado y la haya visto un montón de veces. Tengo una memoria pésima.

A lo mejor podrías hacer artículos especiales de directores, actores o actrices psicodramáticos, como Taylor. Si algún día no se te ocurren películas, sería una forma de encontrar nuevos temas.

Dillinger is dead dijo...

Siempre es complicado entrar en juicios de intenciones; si Gore Vidal quiso hacer una comedia negra o una parodia, desde luego el director no fue por ese terreno, ni tampoco parece viendo la película que el guión lo pretenda.

Me doy cuenta de que la estructura del blog, en el que todas las entradas tienen exactamente el mismo esquema, puede parecer repetitiva y que limita mucho los contenidos. Lo que pasa es que ahora una entrada sobre Elizabeth Taylor o cualquier otro actor o director sería como un copia y pega de los artículos sobre películas ya publicados.

Respecto a la memoria, yo soy una réplica del personaje de Memento. En muchas de estas películas no recuerdo los finales, pero sí me quedo con los conflictos psicológicos de los personajes, igual que supongo que tú sí te quedas con la estructura del guión. No es cuestión de buena o mala memoria, sino de recordar unas cosas u otras.

Besos y gracias por los comentarios.

pepelepunk dijo...

Muy buenas recomendaciones. Los analisis en general me parecen acertados. Prometo der la vuelta completa por su blog.

Saludos desde la tierra del mariachi.

Dillinger is dead dijo...

Muchas gracias, un saludo a todos los lectores de México, que me consta que son unos cuantos.

Gerardo Medina Pérez dijo...

Recuerdo haber visto "De repente... el último verano" cuando solamente tenía 12 años. Recuerdo también en aquel primer visionado obsesionarme tanto con la historia, con su director y su dirección en general que empecé a engullir todo lo que encontraba sobre Mankiewicz. Pero lo que más me marcó fue haberla visto precisamente en verano, y me sorprendió con mi edad captar temas tan presuntamente adultos como la represión, el canibalismo o la homosexualidad. Esta película fue una de las que me descubrió lo realmente maduro que era. M

uy buen blog, de los mejores que he visto. Me pasaré por aquí a menudo, cuando ruja la maragunta.

A más ver, G.

Dillinger is dead dijo...

Gracias por el comentario, espero que te vuelvas a pasar. Aunque el blog pareciera muerto no lo está, acabo de comentar una nueva película. Un saludo