17 octubre 2007

Sigue soñando: El pícaro divorciado

Dream on. USA, 1990-96.

Creadores: John Landis, David Crane y Marta Kauffman

Intérpretes: Brian Benben, Wendie Malick, Dorien Wilson, Denny Dillon, Chris Demetral

Temáticas de interés: Promiscuidad

Sinopsis:

Tras su divorcio, Martin Tupper, un pequeño ejecutivo de una editorial, vive solo en un apartamento en Nueva York. Su ex-mujer, Judith, mantiene una buena relación con él pese a que tiene ya una nueva pareja estable. Además de intentar seguir ejerciendo de padre de un hijo preadolescente y de aguantar a su secretaria y su jefe, a Martin le resulta difícil aceptar la idea de que Judith tenga otra vida; no le cuesta conocer a chicas pero ninguna parece llenar el hueco dejado por su fracaso matrimonial.

Comentario:

Sex and the single father (el padre soltero y el sexo), el título de uno de los episodios de la serie, jugaba a parafrasear sex and the single girl, una película de los años 60 protagonizada por Natalie Wood que en España se llamó la pícara soltera. Sex and the single father hubiera sido también un nombre apropiado para esta telecomedia, un producto televisivo pionero por estar destinado a un público adulto y no familiar y por atreverse a mostrar sin tapujos ni recatos la vida de un divorciado con sus ligues, aventuras, éxitos y (más a menudo) fracasos amorosos. Rompiendo con la tradición televisiva de hablar solamente de padres y madres de familia, Martin Tupper era un estereotipo con el que podían identificarse muchos solteros, separados y divorciados de ambos sexos que viven solos y que representan un porcentaje cada vez más alto de la población de las grandes ciudades.

Martin no es ningún héroe ni ningún inocente; es joven, atractivo y tiene un buen trabajo, por lo que no le faltan las conquistas. Aunque supuestamente busca una pareja estable, rara vez pasa de una segunda o tercera cita con ninguna chica. La razón, de la que él es consciente a medias, es que sigue enamorado de su ex-mujer, Judith, y, aunque sea cada vez más evidente que nunca volverán a estar juntos, no consigue dejar de encontrarse bajo su influjo. A ello ayuda la estrecha amistad que siguen manteniendo Martin y Judith; incapaz de admitir una vida sin ella, Martin la mantiene como amiga; el hijo que ambos tienen en común es una perfecta excusa para pasar cada dos por tres por el piso de su ex o invitarla a ella al suyo. Él paga un alto precio (la soledad) por esta amistad, cuyo objetivo inconfesable es dejar el terreno abonado para que ella vuelva un día con él, por muy remota que sea esa posibilidad, y ella, aunque sea más reacia a esta relación tan estrecha con su ex, tampoco es del todo inocente: probablemente la complace el saber que tiene a dos hombres a sus pies, su actual y su antigua pareja.

Sigue soñando pone en tono de comedia esta situación de dependencia de la ex-pareja muy típica en los divorciados y separados. Martin es además especialmente propenso a esta condición desvalida por su carácter infantil, que se muestra por las películas antiguas que están en su cabeza constantemente; los títulos de crédito de cada capítulo nos lo muestran de pequeño viendo la televisión bajo la vigilancia de su madre; una elipsis cambia al Martin niño por el adulto, igualmente dormido frente al televisor. Esto, unido al título, Sigue soñando, nos anuncian que Martin es inmaduro, necesitado de una mujer con carácter que sustituya a su madre, y un tanto buenazo. Frente al éxito de su mejor amigo, Eddie Charles, típico tiburón que presenta un programa basura de éxito y que se liga a las chicas más espectaculares, y al nuevo marido de su ex, un médico Don Perfecto cuya beatitud tortura a Martin constantemente, el protagonista no consigue ascender en un trabajo probablemente inferior a su valía, en el que además no es capaz de imponerse a una secretaria descarada y a un jefe nuevo rico y hortera. Este continuo sentimiento de humillación se muestra de forma muy divertida mediante imágenes de películas antiguas de las que Martín veía de pequeño frente al televisor, y que actúan como una voz en off que nos introduce en lo que piensa y siente en cada momento.

Escenas destacadas:
  • Martin explica a su hijo de catorce años cómo se utiliza un preservativo. Para ello coge un plátano, lo pela y le pone un preservativo explicando cada detalle de forma muy didáctica.
  • Las escenas de sexo suelen representarse mediante insertos de películas antiguas con flores que se abren, fuentes o pozos de petróleo que manan en abundancia.
  • Tobby, la secretaria de Martin, tiene un sorprendente éxito con el cliente de una línea erótica que ha llamado a la oficina por error. Cuando Martin se da cuenta, la secretaria dirige un exitoso número de teléfono sadomasoquista.
Anécdotas:
  • John Landis, director de Un hombre lobo americano en Londres entre otras películas, tuvo la idea de aprovechar el abundante material de archivo del que disponía la compañía Universal en una comedia televisiva en la que se intercalarían estas imágenes del recuerdo en la trama de cada episodio.
  • Se trataba de una producción para televisión por cable, por lo que se permitían escenas de desnudo y un contenido más adulto de lo habitual en una telecomedia. Logró un éxito considerable como serie de culto con algunas nominaciones a los Emmy y se mantuvo a lo largo de seis temporadas.
  • En España fue emitida en abierto por Canal + durante los fines de semana. Por desgracia no está editada en DVD en nuestro país; las dos primeras temporadas pueden conseguirse importándolas desde países anglosajones o descargándolas desde Emule u otros programas peer to peer.

Enlaces:

IMDB

TV.com (inglés; incluye guía de episodios y fechas de emisión)

8 comentarios:

La navaja en el ojo dijo...

Haces bien en incluir también series: ahí tienes un filón.

Eddie Charles es uno de esos personajes secundarios que se comen a los protagonistas, como hace hoy en día el gigantesco actor Neil Patrick Harris. Y eso que en 'Sigue soñando' los protagonistas también son muy buenos.

Es especialmente curiosa la forma en la que presentan a Richard, el nuevo marido de Judith, pues nunca se le ve (como mucho de espaldas) y, por lo que se cuenta de él, debería ser un superhombre para trabajar todo lo que trabaja y además dedicar millones de horas a los demás. ¿Crees que esto también es un síntoma de quienes siguen enganchados a sus ex-parejas: que al haberlas perdido se hunden un poco en la miseria y por ello ven a los demás exageradamente bien, en comparación consigo mismos, que se infravaloran? Y que, como parece un hombre inexistente, se fomenta la idea de que él vive en su mundo de fantasía, expresado en el "Sigue soñando" del título. ¿O puede ser que Martin no quiera nunca aceptar que este hombre existe, es decir, que su mujer ha seguido avanzando en la vida y él no, y por eso Richard parece inventado por la ex? ¿O simplemente es un chiste más de la serie?

SPOILER: pero sí que vuelven. La serie, por lo tanto, anima a no perder la esperanza, cosa con la que no sé si tú estarás muy de acuerdo o si más bien piensas que habría que animar a superar las pérdidas.

Ya que hablábamos de las comedias románticas, se podría decir que es el único caso en el que logran contagiar la sensación de desear que los protagonistas acaben juntos con una pareja que se ha separado. En mi opinión, siempre que los protagonistas están divorciados o han roto anteriormente (por ej. La jungla de cristal), la magia se rompe por completo. Quizá lo consiguen gracias a que los han convertido en amigos y a lo que dices tú de forzarlos a verse por culpa del hijo.

Me ha hecho gracia lo de "pequeño" ejecutivo. Pobre Martin, le llega a su ex-mujer por la barbilla.

La navaja en el ojo dijo...

Lo que dices de que fue pionera y rompedora es verdad. Es que hay mucha diferencia entre las series para cable y las que se hacen para emitir en abierto en EE. UU. En "Dream On" salían desnudos femeninos parciales y eso no es normal que se vea ni siquiera en muchas películas. También "Nip Tuck", de la que seguro que hablarás se nota mucho que es para cable.

Me gustan mucho ambas, lo que ya no me gusta nada es cuando las series van a propósito de rompedoras y de guays y se creen que con eso ya lo han hecho todo. Si por debajo no hay una esencia y una sinceridad, suelen ser una mierda. Está muy bien que se hable sin tapujos, pero que no consista en eso, que sea sólo la forma de mostrar lo que hay más abajo.

Otra serie que explora cómo soporta la vida de divorciado un cuarentón feúcho, que aún está enamorado de su ex-mujer (también se llama Judith, ¿será casualidad u homenaje?) y tiene un hijo preadolescente; mientras ve cómo su hermano liga todo lo que quiere con jovencitas es "Two and a Half Men". Si te bajas alguno de los primeros capítulos quizá no te guste porque era más familiar y normalita, pero hacia la mitad de la 1ª temporada, se vuelve descaradísima. Y creo que no es para cable, sino para todos los espectadores. De todas formas, tampoco creo que te vaya a gustar mucho, pero la comento porque tiene mucho en común con "Sigue soñando".

Dillinger is dead dijo...

¿¿Acababan juntos al final?? Se ve que no vi los últimos capítulos y por desgracia no creo que los vaya a ver puesto que no están editados en DVD en ninguna parte del mundo. ¿Qué ocurría con Richard entonces, se moría? La serie lo trataba como si fuera Dios, de ahí el no mostrarlo nunca de cara para no ser iconoclastas; sí claro, este endiosamiento de su antagonista es un elemento más de la paranoia de Martin y su complejo de inferioridad. Una gran serie que creo que no tiene el estatus de culto que se merece.

Naturalmente, Nip Tuck, tal vez la mejor serie de la historia, parece hecha a propósito para este blog, pretendo que sea la próxima entrada. No sé por qué nunca se me había ocurrido ampliar el blog a las series de TV, pero el otro día "it dawned on me" como dicen los ingleses. Gracias por el comentario.

Vicisitud y Sordidez dijo...

SPOILER

Richard se queda en coma lo cual da pie a que MArtin vuelva con su ex-mujer.

El plano final de la serie es al mano de Richard en el hospital que, de repente, recobra la vida, y se dirige hacia la puerta.

Corte a nero y pasaporte a la grandeza.

Tengo la sensación de que el actor que hizo de "la mano de Richard" era Neil Patrick Harris. Por si apetece investigar...

Ceci dijo...

Yo esta serie la vi hace tiempo,y algunos capítulos nada más,la verdad,pero sólo recordaba lo de la voz en off.. me alegro de que hables de ella, me haas refrescado la memoria y activado mi interés

Dillinger is dead dijo...

Pues me encanta que digas eso porque ese, despertar el interes por una serie o una pelicula, es precisamente el objetivo de estos posts. Gracias por el comentario y un saludo.

abobriga dijo...

hola. leo este blog de vez en cuando, entré a partir de vicisitud... y me animo a postear pues en TNT, en este preciso instante, están echando la serie. Martin está liado con la "chica de los bollitos" universitaria jovencita (a la que por supuesto se le ven las tetas al poco de empezar el capítulo), pero se encapricha al poco de la madre...

yo también veía la serie en el plus. por cierto, muy bueno el blog.

Dillinger is dead dijo...

Gracias por el comentario, me alegro de recibir amigos de Vicisitud. No recuerdo esa parte de la serie, sólo he podido volver a ver las dos primeras temporadas, las únicas editadas en DVD hasta el momento que yo sepa. Un saludo