29 septiembre 2007

Un asunto de mujeres: abortos clandestinos

Une affaire de femmes. Francia, 1988.

Director: Claude Chabrol

Guionista: Claude Chabrol y Colo Tavernier, basándose en la novela de Francis Szpiner

Intérpretes: Isabelle Huppert, François Cluzet, Nils Tavernier, Marie Trintignant

Temáticas de interés: Aborto

Sinopsis:

En la Francia del régimen de Vichy, colaboracionista con el nazismo durante la Segunda Guerra Mundial, Marie ayuda a una de sus vecinas a realizar un aborto clandestino. Pronto se da cuenta del dinero que puede sacar dedicándose a esa actividad, inconsciente de los problemas que le puede acarrear con las nuevas autoridades del país.

Comentario:

La interrupción voluntaria del embarazo es uno de los temas más controvertidos que pueden existir y, por lo tanto, de los más difíciles de abordar por el cine. La mayor parte de las películas que lo han hecho han caído en el panfleto de escasa profundidad dramática, ya sea por parte del bando antiabortista, por lo general vinculado estrechamente al pensamiento religioso, con títulos como El derecho de nacer, o por los defensores de la libertad de la madre a elegir, donde tenemos un ejemplo relativamente reciente con El secreto de Vera Drake de Mike Leigh. En ambos casos los personajes que ayudan a la embarazada a abortar se muestran de forma terriblemente maniquea, o bien como malvados sin moral que sólo buscan el ánimo de lucro y que se complacen en destruir la familia y la sociedad, o bien como héroes con gran conciencia social que se ven perseguidos por fuerzas reaccionarias y represoras de moral hipócrita. La corrección política que impera en la actualidad prefiere evitar un tema que, se aborde como se aborde, siempre va a acabar molestando a unos o a otros, por lo que los tiempos en los que Liza Minnelli abortaba en Cabaret (1972) sin que su decisión fuera ensalzada, condenada ni subrayada en ningún sentido parecen muy lejanos.

Por lo tanto, tiene mucho mérito que Un asunto de mujeres sea de los pocos títulos que han puesto el tema sobre la mesa y lo hayan utilizado para plantear una historia muy rica dramáticamente en la que es difícil tomar partido. Resulta cínico que las autoridades filonazis del film consideren el aborto como un delito grave por ser un atentado contra la vida cuando ellos mandan a la gente a campos de exterminio a diestro y siniestro, un ejemplo extremo de la actitud de doble moral de muchos sectores sociales antiabortistas, que disfrazan de preocupación por la vida del feto lo que no es más que un afán de reprimir la libertad de las mujeres e imponer una rígida moral sexual. Pero por otro lado la comadrona que ayuda a las mujeres a llevar a cabo abortos clandestinos no es ninguna heroína feminista: contagiada de la miseria moral que reina en la Francia colaboracionista, se aprovecha de la situación para lucrarse a costa del drama de muchas mujeres que sufren embarazos no deseados. El personaje no es ningún monstruo y probablemente en otras circunstancias se habría comportado de otra manera, pero está claro que, aunque sea finalmente capturada y condenada por los nazis, la condición de víctima en la historia está reservada a aquéllas que tienen que llevar a cabo sus abortos de forma clandestina, sin la atención sanitaria adecuada y a expensas de usureros que sacan partido de su situación. Tampoco hay, por otra parte, otro verdugo además de la época histórica en la que transcurre la acción. En esta película tan poco complaciente, tal vez donde más se deje translucir la opción ideológica del director sea en la elección del título: la interrupción del embarazo es, efectivamente, un asunto de mujeres en el que cada embarazada debe tomar su propia decisión con la atención y la información adecuadas.

Escenas destacadas:
  • Una de las clientas de Marie le habla de su situación desesperada. Intenta sacar adelante a sus muchos hijos, a los que se ve incapaz de amar, y no puede soportar la idea de tener otro más. Marie escucha este testimonio con su habitual e inconsciente tranquilidad.

Anécdotas:

  • El film se inspira en la historia real de Marie-Louise Giraud, la última mujer condenada a muerte en Francia en 1942 bajo el régimen de Pétain.
  • Se trata de la segunda de las siete ocasiones en las que hasta ahora han trabajado juntos el director Claude Chabrol y la actriz Isabelle Huppert.

Sobre el director:

Claude Chabrol nace en París en 1930. Junto con François Truffaut, Jean-Luc Godard, Eric Rohmer y Alain Resnais, forma parte de la llamada nouvelle vague que va a revolucionar el celuloide francés de finales de los 60 y que sentará las bases del cine moderno en todo el mundo. Dentro de esta corriente, Chabrol llevará a cabo un muy particular cine negro especializado en diseccionar las neurosis y los conflictos personales y familiares de pequeñoburgueses que viven en ciudades de provincias, inspirándose muchas veces en historias que lee en la sección de sucesos de los periódicos. El sexo y el erotismo un tanto malsanos forman parte de los secretos que suelen esconder sus personajes.

Enlaces:

IMDB

El criticón

DVDGo

11 comentarios:

Martín dijo...

Como siempre, una crítica excelente. Me llama la atención que no menciones otra de las grandes películas sobre el aborto, Si estas paredes hablaran.
Como no quiero expresar mi punto de vista sobre el aborto en este comentario para no hacerlo demasiado largo, me limito a parafrasear el título de la película: es un asunto de mujeres.
Saludos

Dillinger is dead dijo...

Si estas paredes hablaran es una película rodada para televisión que en España se estrenó directamente a video. Tuvo un cierto éxito y dio origen a una secuela. No la he visto, me dijeron que era muy sensacionalista. Supongo que estaría incluida en el grupo de películas panfletarias en favor de la libertad de la madre a elegir. Muchas gracias por el comentario; un saludo

La navaja en el ojo dijo...

Qué buena película. Como muy bien dices, el mérito está en no presentar a esta mujer como una heroína, cosa que habría hecho casi cualquier otro enfoque. Por eso es tan grandiosa.

Es cierto lo de hoy en día. Ni se plantea la opción aborto, ni siquiera en películas o series teóricamente consideradas gamberras y que no tendrían necesariamente ninguna inteción moralizante. Debe de ser miedo porque muchas veces está claro que no te tratan de convencer de nada.

También hay que tener en cuenta que en algunos guiones es necesario que nazca un bebé no deseado. Lo que tiene que tener un guión principalmente es conflicto y muchas veces, ese bebé es el conflicto. Si se abortase, se acabaría con el conflicto. Así que en ocasiones, el no abortar es simplemente un truco malo de guión, como cuando en las pelis de asesinos en serie estamos todo el metraje preguntándonos, ¿pero por qué no huye de la casa de una puta vez? Porque se acabaría la película. Cuando la respuesta a ¿Por qué no aborta? es Porque se acabaría la película, podemos llamar cutres y vagos a los guionistas, pero no necesariamente retrógrados. Aún así, me parece fatal y creo que tendría que plantearse la cuestión y el/la guionista tendría que buscar una excusa (que pare eso le pagan), por ejemplo, médica.

Por último, me da mucha envidia que puedas escribir todo lo que has escrito sobre los antiabortistas, en lo que te doy la razón al 100 por cien, sin que nadie te salte al cuello. Espero que no te ocurra.

Dillinger is dead dijo...

Algo de cobardía sí que hay, porque precisamente una de las salidas fáciles de guión cuando no se sabe como llevar adelante la aparición de un niño es provocar un aborto accidental. Sería igual de fácil para el guionista convertirlo en un aborto provocado, pero nunca lo hacen. No es conservadurismo sino cobardía, no querer meterse en camisas de once varas.

Por lo demás, pues sí, estoy muy contento de que por ahora nunca nadie se haya molestado por ningún comentario, o al menos no lo haya hecho saber, teniendo en cuenta los temas tan "escabrosos" de los que se habla aquí, homosexualidad, pederastia, transexualidad, sadomasoquismo, etc. en los que creo que suelo mojarme y dar mis puntos de vista. Toco madera, aunque no me extrañaría que alguien se molestara esta vez.

La navaja en el ojo dijo...

Sí, claro. Y ya te decía que estaba de acuerdo contigo en todos los demás casos. El único caso en el que yo buscaba otra explicación era el de que el embarazo continúa y dentro de ése, en algunos ejemplos; no el caso de que se interrumpe.

Travesuras de la Niña Mala dijo...

Me encanta tu blog, le he puesto un enlace en el mío. Espero que te agrade la idea, pero si no sólo tienes que decirlo. Saludos

travesurasdelaninamala.blogspot.com

La navaja en el ojo dijo...

Sí, claro. Y ya te decía que estaba de acuerdo contigo en todos los demás casos. El único caso en el que yo buscaba otra explicación era el de que el embarazo continúa y dentro de ése, en algunos ejemplos; no el caso de que se interrumpe. De ese caso no hablaba, ahí la respuesta no puede ser "Porque se acabaría la película."

Dillinger is dead dijo...

Gracias niña mala, vosotros estais enlazados también. Un saludo. En lo de que un embarazo no deseado es una buena fuente de conflicto para una película estoy naturalmente de acuerdo, Navaja.

Embarazo no deseado dijo...

Informaciones y asistencias para las mujeres que desean tener información acerca de un aborto y ser libres en elegir si en el país en la que se encuentra es legal

Aborto legal dijo...

Hoy día tenemos mucha información para tomar decisiones y estar segura de los métodos y medios antes de realizar el aborto habiendo muchos mecanismos de abortos y de cuidado sexual que esta al alcance

Abortar legalmente dijo...

Hay muchas maneras y medios hoy día para obtener un aborto en muchos países latinos ya lo han legalizado, además de la reciente incorporación de Uruguay como país de legalización, es cuestión de informarse y consultar visiten el sitio