04 agosto 2007

Buscando a Susan desesperadamente: Madame Bovary conoce a Madonna

Desperately seeking Susan. USA, 1985.

Directora: Susan Seidelman

Guionista: Leora Barish

Intérpretes: Rosanna Arquette, Madonna, Aidan Quinn

Temáticas de interés: Liberación sexual

Sinopsis:

Roberta es una joven ama de casa burguesa que compensa la falta de emociones en su vida inventando fantasías a partir de los anuncios por palabras del periódico. El texto de uno de ellos, buscando a Susan desesperadamente, le llama la atención hasta el punto de acudir al lugar en que su autor ha convocado la cita para conocer, aunque sea de lejos, a Susan y a quien la busca. Fascinada por la apariencia y el modo libre de vivir de Susan, una buscavidas, Roberta empieza a seguirla y vestirse como ella. Cuando un golpe accidental en la cabeza la deja amnésica, Roberta es tomada por Susan y asimila su identidad y su modo de vida.

Comentario:

Roberta es una Madame Bovary moderna. Su vida se reduce a ser la esposa sumisa de un pequeño empresario y su vía de escape consiste en buscar en los anuncios del periódico indicios de existencias que parecen más interesantes que la suya. Cuando conoce a Susan, su pequeño mundo burgués se desestabiliza: la joven vagabunda pasa a ser su modelo; aunque no se atreve a imitar su estilo de vida, Roberta, que evidentemente necesita un cambio, copia su ropa y su imagen. La ocasión de llegar más allá se produce cuando la amnesia le posibilita empezar de nuevo: entonces aprovecha la oportunidad para encontrar su auténtico yo, convertirse en Susan y vivir como siempre había soñado.

La película adopta la estructura de una ingeniosa comedia romántica de enredo respetando la forma pero subvirtiendo el contenido del género: en vez de presentar, como en el cine clásico, la pareja burguesa y el matrimonio como los objetivos buscados por por la protagonista, Roberta parte de esa situación para buscar una liberación personal y sexual que la llevará a encontrar el amor pero sólo tras divorciarse y romper con la estabilidad y la seguridad que, según los cánones sexistas del cine romántico, son el sueño de toda mujer. Susan, la devoradora de hombres que lleva una vida disipada y es tan experta en meterse en líos como en salir hábilmente de ellos, se presenta como un modelo a seguir en contra de los roles habituales en el cine de género, que sólo toleran ese comportamiento en los varones. El contenido feminista del guión es rotundo pero no por ello airado sino al contrario: la película se impregna del hedonismo y la jovialidad de la new wave de moda en la época y, lejos de presentar a las mujeres como víctimas, las muestra muy capaces de tomar las riendas de su destino e incluso de cambiarlo con la colaboración de hombres que no tienen por qué ser sus enemigos. La época del feminismo radical ya ha pasado y se nota la tendencia al individualismo de los años 80: la transformación de Roberta está en manos de ella misma: en lugar de esperar que llegue la gran revolución, mejor que cada uno emprenda su propia pequeña revolución personal.

Es interesante además comentar el estrecho vínculo que une al personaje de Susan, encarnado por Madonna, por entonces una promesa emergente de la música pop, con el estereotipo que la propia Madonna representó para la juventud en esa época. Igual que Roberta en la película, millones de adolescentes y mujeres jóvenes, primero de EEUU y poco después del resto del mundo, vieron en la nueva estrella un modelo de libertad y desinhibición sexual que, lejos de limitarse a ser un juguete erótico diseñado por hombres como han sido y siguen siendo la inmensa mayoría de cantantes pop, colabora en la composición de sus discos y toma todas las decisiones respecto a su carrera profesional. Desde entonces y hasta ahora, Madonna, pese a fascinar a un enorme número de fans, ha sido vilipendiada desde posturas machistas por atreverse a mostrarse ambiciosa, subversivamente dueña de su cuerpo y orgullosa de él, cualidades que se consideran virtudes en los hombres pero imperdonables en las mujeres, en lugar de aceptar el rol sumiso y cómodo para el público masculino que se espera de una artista que aspira a ser mayoritaria. Pero las feministas y los grupos supuestamente liberales han sido tal vez todavía más feroces al atacarla por sacar provecho de la seducción y las armas de mujer tradicionales para conseguir triunfar, dejando como única posibilidad para una fémina que aspire a ser digna de respeto el modelo Patty Smith, es decir, la falta absoluta de erotismo y la renuncia al éxito multitudinario; curiosamente los carcas y los supuestamente progresistas acaban opinando igual, la mujer debe permanecer en un segundo plano, la que triunfa no lo hace por su talento ni por su inteligencia sino sólo por venderse y prostituirse. Madonna, Susan Seidelman, directora del film, y las muchas chicas y mujeres que han visto en Susan / Madonna un referente tal vez ambiguo pero mucho más interesante que los juguetes eróticos vacíos que vemos una y otra vez en la MTV, parecen ver las cosas de otra manera.


Escenas destacadas:
  • Roberta sigue a Susan hasta una tienda de ropa en la que cambia su cazadora por otra, diciéndole con descaro al vendedor que la prenda pertenecía a Jimmy Hendrix. Siguiendo un impulso, Roberta entra en la tienda y la compra; será el primer paso para su transformación en Susan.
  • Susan se liga en un bar new wave a Gary, el marido de Roberta. Se dirigen a casa de él y se fuman un porro.
  • Cuando Gary, el marido de Roberta, se encuentra con su mujer, detenida por prostitución, alguien de su entorno le informa de un curioso data estadístico según el cual la mayoría de las prostitutas son lesbianas.
Anécdotas:
  • La película fue producida por Orion Pictures, una pequeña productora responsable de varios de los títulos más interesantes del cine americano de los años 80 y primeros 90, entre ellos El silencio de los corderos. Lamentablemente, Orion acabó absorbida por una multinacional
  • Aunque parezca irónico, Madonna fue seleccionada para el papel por decisión de la directora, que quería recurrir a a actores desconocidos para mantener el proyecto dentro de un presupuesto bajo y disponer de mayor libertad. Durante la postproducción del film, sin embargo, Madonna se convirtió con su segundo album, Like a virgin, en uno de los personajes más célebres del mundo, convirtiendo el estreno de la película en un acontecimiento.
  • La película tuvo un gran éxito de taquilla, con una recaudación que quintuplicó su presupuesto. También las críticas fueron excelentes, siendo la interpretación de Rosanna Arquette el elemento más destacado por los periodistas.
  • En estos momentos se prepara en Londres un musical inspirado en la película. Las canciones no serán de Madonna, sino curiosamente de Deborah Harry, líder del grupo Blondie y evidente influencia sobre la música y estética de Madonna en sus primeros años.
Sobre la directora:

Susan Seidelman (Philadelphia 1952- ) llama la atención de la crítica con su opera prima, Smithereens, en 1982. Su segunda película, Buscando a Susan desesperadamente, la convierte en uno de los nombres más prometedores del cine independiente norteamericano de los años 80. Su siguiente y esperado trabajo, Fabricando al hombre perfecto (1987), resulta un pinchazo a partir del cual la directora nunca ha conseguido reflotar su carrera, que durante la siguiente década orientaría cada vez más hacia la televisión. La liberación personal y sexual de mujeres que no quieren seguir modelos de conducta tradicionales es el eje de casi toda su filmografía.

Enlaces:

IMDB

13 comentarios:

La navaja en el ojo dijo...

No estoy de acuerdo en que en las comedias románticas se presente como ideal para la protagonista femenina la estabilidad y la seguridad del matrimonio. En las buenas no es así, ni muchísimo menos. Sólo lo es en aquellos subproductos horrendos que toman la etiqueta para venderse, pero que ni son cómicas ni tienen nada de romántico. En las pocas comedias románticas grandes y buenas la mujer suele ser un elemento desestabilizador hacia un hombre demasiado freak y encasillado en una vida gris. Ni la palabra matrimonio ni los trajes de novia aparecen por ninguna parte, salvo en un caso y es para acabar deseando justo lo contrario ("Wo-wo-would you agree NOT to marry me and...?"). Que se hagan cosas malas y sus autores o distribuidores las encasillen dentro de un género no tendría que valer para hablar mal del género en sí. Pues, si hiciésemos eso, lo tendríamos que hacer con todos, ya que de todos los géneros hay películas malas y probablemente más cantidad que de buenas. Precisamente una comedia romántica se diferencian de las películas románticas a secas (como serían Titanic o Pretty Woman) en eso.

Dillinger is dead dijo...

Como en cualquier otro género, la mayor parte de comedias románticas son malas y se basan en clichés manidos, que casi siempre son reaccionarios. Efectivamente hay unas cuantas que rompen con estos cánones y por eso son obras maestras del género, pero creo que es tramposo decir que sólo las obras maestras son comedias románticas y las películas malas no pertenecen al género. Pretty woman es una comedia romántica, que haga gracia o que realmente parezca romántica dependerá del criterio de cada uno, pero creo que está claro que la intención de la película es ser una comedia y hablar de amor. También podríamos decir que sólo son películas de terror los grandes clásicos y las obras más audaces del género y que todos los subproductos para público adolescente no son terror, o lo mismo con cualquier otro género. No pretendía degradar a la comedia romántica, sino resaltar como Buscando a Susan desesperadamente consigue ser fiel a muchas de sus convenciones sin caer en los lugares comunes. Cuatro bodas y un funeral, que deduzco que es la película de la que hablas, no entra dentro de las películas que se podrían dar por aludidas porque está pensada desde el punto de vista del chico y no de la chica; al margen de sus valores cinematográficos me parece una película más bien conservadora puesto que, aunque sea sin boda, no deja de ensalzar el concepto más tradicional de la pareja (no digo que me parezca mal, simplemente digo que Buscando a Susan .. defiende un estilo de vida menos burgués).

La navaja en el ojo dijo...

Me he explicado un poco mal. Por un lado, he hablado de pelis muy malas, pero que sí son comedias románticas y que sí las considero yo misma así. Éstas sí que hablan de boda, pero decía que no habría que juzgar el género por las malas. Me encanta que pongas el ejemplo del terror porque es el que yo pondría. Si juzgásemos por la mayoría de sus películas, el género de terror tendríamos que decir que es malísimo porque se me ocurren a lo mejor diez películas buenas de terror de todos los tiempos.

Y luego está el otro tema ¿qué es comedia y qué no? Esto ya lo habíamos hablado alguna vez. Yo no considero que se deba llamar comedia a cualquier película de tono ligero y de género indefinible. Se suele hacer, pero estoy completamente en contra. Yo sólo acepto que se llame comedia a lo que pretende hacer gracia. Que la haga o no ya es otro tema, pues, como bien dices, es subjetivo. Pero si ni siquiera lo intenta, como Pretty Woman, entonces no se puede llamar (en mi opinión) comedia.

Así que en mi primer comentario hablaba de dos cosas diferentes. Por un lado de lo que sí son comedias románticas, pero son malas de narices. Por otro de lo que son películas románticas a secas, no comedias románticas.

Incluso si éxtrajésemos del género de la comedia romántica algunos elementos que son comunes a todas y que son los que hacen que funcionen como tal, podríamos considerar comedias románticas cosas que no hacen gracia, como por ejemplo, cualquier libro de Jane Austen. Tiene esos elementos como: que se odien al principio, pero luego se quieran, que el amor sea imposible o haya obstáculos, que no quieran confesar su amor, que cuando se enteren sea una explosión impresionante...

Todo esto no lo tiene Pretty Woman, que más bien es un cuento de hadas en el que lo importante es que se ponga un vestido y un sombrero ochenteros. Pero bueno, que ahora sí que me estiy saliendo del tema.

La navaja en el ojo dijo...

No creo que las excepciones sean "unas cuantas que rompen con estos cánones", sino que el canon del género no presenta la estabilidad matrimonial como meta. Lo normal es que la relación nueva y maravillosa de la película venga a sacar a alguno de sus protagonistas de un compromiso que sigue los valores tradicionales y que esta nueva pareja lo lleve a todo lo contrario. Las canónicas del género son como yo digo, no las excepciones al género. Lo que ha ocurrido es que, subiéndose al carro, se ha hecho mucha mierda recientemente en la que siempre se habla de boda. Pero el género cuando nació y las pelis clásicas del género (es decir, las canónicas) son las que yo digo que son buenas y que no presentan el matrimonio ni de lejos, salvo que sea para huir de él.

Dillinger is dead dijo...

¿Entonces las películas de Billy Wilder no son comedias? No creo que El apartamento pretenda tener lo que se dice gracia en ningún momento, provocar la sonrisa sí, pero nunca la risa. Creo que poca gente estaría de acuerdo con esa definición, para mi la comedia es el tono en el que se cuenta una historia, Pretty woman sí tiene muchos gags (otra cosa es que hagan gracia) pero aunque no los tuviera para mi está muy claro que es una comedia porque pretende mantener en todo momento la sonrisa del espectador (otra cosa es que lo consiga). Y sí, las adaptaciones de Jane Austen me parecen comedias románticas canónicas.

Creo que la gran mayoría de comedias románticas refuerzan la idea de que el amor es lo primero, y prácticamente lo único, en la vida de una mujer, mientras que en las películas planteadas para un público masculino el personaje suele buscar el amor, pero también a través de una realización personal en otros aspectos. Creo que piensas en La fiera de mi niña como canon de la comedia romántica, pero me parece más bien una excepción en el género, hasta me parece más comedia alocada que comedia romántica. Aparte de esa y su homenaje/imitación ¿Qué me pasa doctor? ¿cuántas comedias románticas se adaptan a ese modelo? Tal vez unas cuantas más pero la gran mayoría venden el mensaje contrario, que las mujeres independientes no consiguen marido y por no tener marido están frustradas por lo que deben aprender a ser más sumisas (Ally McBeal, las películas de Meg Ryan, etc.) o directamente que las mujeres son imbéciles y su única posible redención es encontrar a un hombre que las mantenga (Bridget Jones). Aunque reconozco que la comedia romántica no es un género que me atraiga, no digo esto para cargar contra él, de hecho se podría hacer un análisis muy parecido de cualquier otro género, la mayor parte de películas reproducen esquemas convencionales y sólo unas pocas arriesgan.

La navaja en el ojo dijo...

No había visto hasta ahora que habías contestado. Estuve viniendo muchas veces por si acaso y al final vi que no había nada y dejé de comprobar.

Quizá estas películas consideran que el amor es un elemento fundamental para cualquier ser humano, no sólo para las mujeres. Ni siquiera eso, es que es el elemento en el cual se centran. Pero no dejan de lado que existan muchas más cosas. De hecho, el amor suele ser el vehículo de una liberación, de una felicidad que hasta ahora no se había alcanzado...

¿Que 'La fiera de mi niña' es una excepción? ¿Qué dices? De las diez buenas comedias románticas que citaría, por lo menos tres tienen el mismo esquema de mujer alocada que logra que un hombre gris salga de un matrimonio que le iba a frustrar (como ves, es el hombre quien resulta salvado por el amor, no la mujer): además de la mencionada, '¿Qué me pasa, doctor?', 'Cita a ciegas' y seguro que hay alguna más... 'Tres sombreros de copa', que es teatro y no cine, creo que también iba por ahí... Aunque me suena que acababa mal, no me acuerdo ya bien.

Es uno de los esquemas más utilizados en el género.

Sobre lo de qué es comedia y qué no, mejor no hablar, porque se sale demasiado del tema.

Por cierto, ¿viste que puse un enlace en Blogdecine? Eso suele atraer bastantes visitas.

Y otra cosilla, Senses & Nonsenses, que suele comentar en nuestros blogs, ha publicado varias cosas sobre Blondie y D. Harry.

La navaja en el ojo dijo...

De verdad, siento irme del tema y sobre todo, siento alargarme tanto, pero es que no me puedo contener.

“Creo que la gran mayoría de comedias románticas refuerzan la idea de que el amor es lo primero, y prácticamente lo único, en la vida de una mujer”, En parte a esto ya he contestado en el comentario anterior diciendo que se considera lo principal en la vida de cualquier ser humano, no en la de una mujer particularmente. Y luego seguía diciendo que no es verdad que se considere lo único y principal, sino el vehículo de una realización personal y una evolución que hasta entonces no se había logrado… entre muchísimas otras cosas.

“mientras que en las películas planteadas para un público masculino”… bueno, ¿y por qué van a ser para público femenino las comedias románticas? Otra concepción con la que no estoy de acuerdo. Lo son las superñoñas, pero no todas ellas y no las primeras que se comenzaron a inventar (sobre que la mayoría sean las superñoñas hay una respuesta en los dos penúltimos párrafos).

Con respecto a lo de si el género de ‘La fiera de mi niña’ es una excepción o no, continúo desde lo que he dicho en el comentario anterior:

Lo que ocurre hoy en día es que, por un lado no hay actrices que sepan hacer esos papeles que hacían Katherine Hepburn, Barbra Streisand, Diane Keaton (‘Annie Hall’ otro maravilloso ejemplo que antes se me ha olvidado. O sea que casi la mitad de mi top 10 sería de ese tipo) y que hasta Kim Basinger, aunque pudiese parecer que en un principio no le pega, hace bien… Y, aunque hubiese actrices capaces de hacerlo, hoy en día, como iba diciendo, existe un concepto de la mujer… o quizá de la humanidad, tan chungo… que no se saben retratar esos personajes desde el guión. Pero no es que no se intente.

Se confunde que la mujer sea alocada, como decía en los ejemplos anteriores, con las mujeres neuróticas y absurdas. Hemos llegado a personajes tan deplorables como cualquiera de las de Sexo en NY. Y lo más grave es que incluso mujeres comulgan con este estereotipo tan misógino creyéndose que es algo moderno. Igual que se creen que leer Cosmopolitan es un signo de avance, en lugar de una manera de buscar cómo satisfacer a tu machito, como se ha hecho más tradicionalmente.

Lo más parecido a una mujer simpática, despreocupada por esos temas rancios y tal… que se ha escrito en un guión en los últimos años, es Dharma, de “Dharma y Greg” y, ni siquiera con ella se consigue del todo porque, aunque tenga un personaje bastante chulo, mezclan su jovialidad y espíritu libre con que sea profesora de yoga y estupideces como ésa. Puede que esto no sea ni siquiera cosa de los guionistas, sino de los ejecutivos de las cadenas, que se basan en estereotipos muy claros para vender.

Así que el problema está en que no se saben escribir personajes femeninos con enjundia suficiente para que nos parezca que las películas tienen el estilo al que me refería. Sandra Bullock intentó hacer ‘Tres sombreros de copa’ en ‘Las fuerzas de la naturaleza’ y les quedó una ñoñez con moraleja vomitiva.

Pero mencionabas a Meg Ryan y ella sí que consiguió hacer un papel de los que comento en ‘Adictos al amor’, película bastante digna, por otro lado.

Claro, es que parece que porque un género te interese o te guste, todo lo que se engloba en él te tiene que gustar. Podría parecer una contradicción que yo diga que me encantan las comedias románticas, pero que, de cada veinte que veo, sólo una me parece que resulta pasable o simplemente que no es odiosa… No creo que sea contradictorio. Precisamente el admirar mucho algo o el conocer el tema nos tendría que dar más lucidez a la hora de evaluar lo que hay dentro de él. La inmensa mayoría de las comedias románticas o de lo que se hace llamar así me parecen malas y muchas incluso las odio por los conceptos que venden (si leyeses mis críticas en blogdecine lo comprobarías. De los personajes femeninos es una de las cosas de las que más me suelo quejar), pero eso no hace que el género en general me parezca mal. Las buenas serán como pepitas de oro: muy difíciles de encontrar y, por ello, muy valiosas. Cuando por fin una sale bien, claro, la disfruto muchísimo.

No comparto la actitud que tienen, por ejemplo, los aficionados al cine de terror que, cualquier cosa que sea terror, sólo por ese motivo, ya les parece buena. En mi opinión es una postura un tanto incomprensible. Precisamente, si te gusta el terror, tendrás que ser muy exigente con quienes se creen que se están aproximando a ese género. Pongo este ejemplo porque es con el tipo de películas con el que más se suele producir la ceguera de los fans, pero mis palabras se podrían aplicar a cualquier otro género.

Por lo tanto, aunque la mayoría sean las malas, en lugar de juzgar por la mayoría en cuanto a número, creo que sería más acertado juzgar el género por las más representativas, por las pioneras, por las más auténticas, por las que con más exactitud se pueden englobar en el género. Y todas estas no abogan por una vida matrimonial en la que la mujer sea anulada. Ponen el amor como lo principal (no como lo único), por supuesto, pero porque es su tema central. Y no para la mujer, para cualquiera.

La navaja en el ojo dijo...

Anda que estoy mal de la cabeza... si al final se me ha olvidado poner aquí lo que vine a poner al principio del todo:

http://unviajeimposible.blogspot.com/

Bueno, que para resumir lo de antes, yo creo que es una cuestión de botella medio llena y medio vacía. Yo la opinión prefiero formármela con las más representativas, aunque sean una inmensa minoría. Y tú con la gran mayoría, aunque sean las menos canónicas. Cuestión de verlo con un cristal u otro.

Dillinger is dead dijo...

A ver, lo de que la comedia romantica sea un genero para mujeres no lo digo ni mucho menos como algo despectivo, al contrario, me da rabia que los productos dirigidos a ellas (y desde luego cuando una productora saca una pelicula sabe muy bien si el espectador al que va dirigida es hombre o mujer, joven o viejo, etc.) suelan ser especialmente reaccionarios y mandar mensajes enormemente sexistas y clasistas: solo hay que ver la programacion de la tele pensada para amas de casa para comprobarlo.

Me explique mal con lo de que el amor sea lo mas importante; tambien lo es para los hombres, en efecto, pero para ellos si suele ir unido a otros elementos de realizacion personal mientras que en los personajes femeninos suele ir mas bien ligado a la idea de la dependencia y la sumision. A la hora de buscar peliculas que rompan con ese esquema solo has sido capaz de dar tres ejemplos, por lo que me reafirmo en que son excepciones. Meg Ryan se hizo famosa por peliculas muy odiosas, no por Adictos al amor, que no vio casi nadie. Por supuesto que a mi tambien me encantan esas peliculas que dices, pero el cine romantico (seguramente mal llamado asi) suele ir por otros derroteros, al escribir el comentario evidentemente no estaba pensando en La fiera de mi niña. En realidad estamos diciendo lo mismo y nos vamos a tener que remitir a tu post sobre por que se discute en internet :-)

La navaja en el ojo dijo...

En efecto, creo que estamos de acuerdo en nuestras opiniones sobre estas películas y que simplemente sacamos distintas conclusiones. Por eso decía que es una cuestión de vaso medio lleno, vaso medio vacío.

No pensé que estar dirigidas a mujeres fuese algo malo. Simplemente es que creo que a los hombres les gustan mucho también. Que te diga Vicisitud qué películas se alquilaban en su colegio mayor en el que vivían 200 tíos, sólo tíos.

La navaja en el ojo dijo...

De nuevo, el debatir contigo sobre este tema, me ha inspirado para escribir. Acabo de publicar este artículo: ”¿Por qué es tan difícil hacer una buena comedia romántica?” y tengo ya escrito, pero aún sin publicar “¿Qué les ocurre hoy en día a los personajes femeninos?”

Ya sé que es un poco rollo hacerse un openid, pero te animo a que comentes. Te avisaré cuando publique el segundo, aunque es básicamente lo que decía en uno de los comentarios.

La navaja en el ojo dijo...

Ya he publicado el de los personajes femeninos: http://www.blogdecine.com/2007/10/22-que-ocurre-hoy-en-dia-con-los-personajes-femeninos

Por si acaso en los comentarios me había explicado mal, todo lo que he querido decir está en esos dos artículos.

Dillinger is dead dijo...

Supongo que tus dos articulos son acertados. Digo supongo porque estoy muy desconectado del cine comercial de los ultimos tiempo. Hace algunos años yo escribi un articulo sobre los personajes femeninos, limitandome al cine fantastico, que era bastante mas positivo, http://www.quintadimension.com/article309.html, pero es probable que las cosas esten cambiando para peor. Siento no publicar este comentario en Blog de cine, pero lo de tener que hacerme un ID del que me olvidare dentro de dos dias me da pereza.