20 enero 2008

Queer as folk: la televisión entiende

Queer as folk. Reino Unido, 1999.

Directores: Sarah Harding y Charles McDougall

Guionista: Russell T. Davis

Intérpretes: Aidan Gillen, Craig Kelly, Charlie Hunnam

Temáticas de interés: Homosexualidad masculina

Sinopsis:


Un adolescente liga una noche con un treintañero en un bar gay; el chico deja la casa de sus padres porque se ha enamorado perdidamente de su compañero de cama, para el que sólo es uno más en su larguísima serie de conquistas. Será la familia del mejor amigo de su amante eventual, un joven un tanto inmaduro y secretamente enamorado también del Casanova, la que tenga que hacerse cargo del muchacho.

Comentario:

Queer as folk supuso un hito en la historia de la televisión por haber sido la primera teleserie en tratar abiertamente la homosexualidad con un enfoque destinado al público gay; con anterioridad habían existido personajes homosexuales secundarios en series como Enredo, una de las pioneras en los años 70, o incluso en folletines como Dinastía, pero se trataba de productos destinados a una audiencia heterosexual en los que la homosexualidad era una nota de color o exótica. En los años 90 Ellen DeGeneres salía del armario al mismo tiempo que el personaje de ficción al que interpretaba en la telecomedia Ellen, pero no por ello la serie dejaba de ser generalista; otras producciones empezaron entonces a contar con protagonistas homosexuales, como fue el caso de la española Tío Willy, pero su público potencial seguía siendo las familias heterosexuales (como evidencia el título) y su enfoque didáctico y políticamente correcto.

Queer as folk, en cambio, es el retrato de un grupo de personajes homosexuales orientado hacia un público también gay que identifica las situaciones y estereotipos que se le ofrecen y que no sólo admite sino que exige una mayor dosis de realismo y de diversidad. Libres de la tutela impuesta por la corrección política y el público familiar, los personajes gay dejan de tener el halo asexuado y aséptico que les había rodeado hasta ese momento y se liberan del pesado compromiso de representar cada uno de ellos a todos los homosexuales del planeta; pueden ser, dentro de su ficción, de carne y hueso y tener virtudes, defectos, ambiciones, frustraciones y una vida sexual.

La serie plantea tres estereotipos principales: un joven tímido y un tanto inmaduro con poca suerte en lo sentimental, su mejor amigo, el típico rompecorazones que se acuesta cada noche con uno o varios chicos distintos y los echa de casa a todo correr nada más subirse los pantalones, y un adolescente que acaba de salir de forma un tanto dramática del armario abandonando la casa de sus padres y siendo más o menos adoptado por el resto de personajes. Aunque el mundo de juerga nocturna y promiscuidad que se muestra no representa a toda la comunidad homosexual de una ciudad, sino más bien solamente a los habituales de lo que en España se denomina el ambiente, es decir, los bares y clubes nocturnos para público gay, Queer as folk ofrece una galería variada de comportamientos y actitudes, con personajes más románticos, más fríos o que viven su homosexualidad con mayor o menor secreto, desde el casado de pueblo que engaña a su mujer con hombres cada vez que visita la ciudad hasta la loca más desatada, pasando por quienes abordan su sexualidad de forma normal con sus amigos pero prefieren o tienen que ser discretos en su ambiente laboral. También se muestra la dificultad de desarrollar lazos afectivos en un mundo en el que el sexo es tan fácil de encontrar, e incluso lazos de amistad, puesto que la relación entre los dos personajes principales es en realidad la historia de un amor más o menos soterrado que impide a uno de ellos llevar adelante ninguna relación con otro chico y que halaga al otro, al Don Juan, animándole a manipular y alimentar de vez en cuando las esperanzas de su amigo, pese a saberse incapaz de corresponderlo.




Escenas destacadas:

  • El adolescente en plena escena victimista le reprocha a su mejor amiga que no comprende lo duro que es ser gay. Ella le responde con acierto: prueba a ser mujer y negra.
Anécdotas:

  • La serie original es británica y consta de tan sólo ocho capítulos. Lamentablemente, el éxito de la versión americana interrumpió su producción; es una lástima porque la producción inglesa es mucho más realista y cuenta con un diseño de personajes muy superior, frente a los ricos y guapos de la americana. Recomiendo encarecidamente la serie original, cuyos capítulos se pueden descargar de la red con divertidos subtítulos en español.
  • Tras ser serie de culto durante años entre los gays a través de descargas en Internet, Cuatro se atrevió finalmente a estrenar la versión americana en España.

Enlaces:

IMDB

Queer as folk (blog en español)

9 comentarios:

La navaja en el ojo dijo...

Otra serie más que nos costó convencerte de que vieses ;)

Dillinger is dead dijo...

¿Yo era reacio? No lo recuerdo; pero no creo que lo fuera a esta serie en concreto, en todo caso lo sería a ver series en general. Pero ya visteis que os hice caso y me descargué la británica, mientras que la que me había recomendado todo el mundo menos una amiga (porque es la única que se conoce) es la americana.

La navaja en el ojo dijo...

Pues sí que lo fuiste, sí, jejejeje. A mí me recomendaron la británica en la librería Bergana, que hay en Chueca (Madrid). Y me pareció la hostia. Está bien lo que comentas, pero simplemente pondría la salvedad de que se puede ser hetero y disfrutar de una serie como ésta perfectamente. Sé que está hecha más para un público gay y que quizá todavía hoy en día sean necesarias este tipo de cosas. Pero lo bueno sería que cualquier persona pudiese ver cualquier historia le ocurra a quien le ocurra y sea como sea cada uno. Lo de ir separando en sectores y guetos no me parece que sea lo ideal. Un personaje bien definido y una historia bien contada tiene que mover a la identificación o, mejor dicho, a la empatía, incluso aunque quien está en pantalla sea opuesto a nosotros.

Sé que lo que dices en el comentario (y con razón) es que casi no hay protagonistas gays de películas o series generalistas –tampoco ser hetero significa ser "familia" y lo contrario: los gays también forman familias—. Pero el hecho de que, cuando se ponen estos protagonistas, el público se reduzca teóricamente a quien también es gay, entonces me parece que no supone avanzar nada.

Aparte de lo que comentas de que refleja cómo se vive el "ambiente" y lo difíciles que son las relaciones en esos círculos, la serie británica tiene un gran número de aciertos que pueden gustar a cualquier persona que aprecie la buena televisión: los retratos de los personajes son de los más realistas y bien matizados que he visto en mucho tiempo, a lo cual acompañan de maravilla las interpretaciones y especialmente la del actor que hace de protagonista, Stuart. Utiliza muy bien la psicología y consigue una profundidad tremenda. Además, las tramas no son nada previsibles… hace mucho que lo vi, pero creo que es lo que recordaría.

Perdón por desviarme y situarme en el punto de vista puramente televisivo, pues ya sé que en este blog te centras en comentar los aspectos que tienen que ver con temas como la homosexualidad, pero es que, ya que has hablado de la serie británica y que, como bien dices, hay poca gente que la conoce, me apetecía dar mi opinión sobre ella.

La navaja en el ojo dijo...

Lo que quería decir con tanto rollo es que la serie es buena porque es buena. Y que no hay que dejarse engañar (o más bien conformarse) y pensar que cualquier cosa está bien porque toque el tema que nos interesa pues, si fuese así, la versión americana de "Queer as Folk" o "The L Word" serían buenas. Y no es el caso.

Dillinger is dead dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices; con alguna que otra excepción, todas las películas y series que comento aquí me parecen muy buenas y creo que su interés va mucho más allá de lo meramente sexual; de hecho hay muchas películas míticas del género erótico (Emmanuelle o Portero de noche por ejemplo) que no comento porque no me parecen buenas; mis comentarios se centran en lo sexual pero intento hacerlo compatible con hablar de películas de calidad, no me interesa hablar de un bodrio sólo porque trate de homosexualidad o prostitución o fetichismo o lo que sea.

Por supuesto que Queer as folk es una serie para todo el mundo, lo que quiero decir con "destinado a público gay" es que se trata de un retrato del mundo homosexual hecho por gente que, probablemente por serlo ellos o tal vez por otras razones, lo conoce muy bien, no se trata del típico personaje secundario gay de la serie familiar. Y por supuesto que heterosexual no quiere decir familiar, cuando hablé de Sigue soñando destaqué lo mismo, que era la primera serie que se centraba sin tapujos en la vida de un soltero (hetero en este caso) un tanto promiscuo, pero la serie también le puede gustar a quien viva en pareja porque es una serie de calidad y punto. No obstante, me temo que no mucho público heterosexual verá Queer as folk; no saben lo que se pierden porque es una gran serie. Muchas gracias por el comentario.

La navaja en el ojo dijo...

Por cierto, la serie más gay de ahora mismo, pero dirigida a todos los públicos: "Aída". En el capítulo del domingo, de tres tramas principales, una iba sobre homosexualidad y otra de ellas parecía copiada de un tebeo de Ralf König. Además, salvo Pepe Viyuela y supongo que el chaval que hace de Jonathan, no hay un solo actor hombre hetero en la serie. Y eso lo ve todo el mundo. Queer as Folk la vería muy poca gente, pero yo creo que por el estilo de la serie, no porque sus protagonistas sean homosexuales.

Mentes sucias dijo...

No he visto la serie britanica, sí capitulos sueltos de la americana, y la verdad creo que el estereotipo de gay que presentan es demasiado exagerado y que lo que han pretendido con esta serie es impactar, mucho más que innovar.
Televisivamente hablando no juzgo, ni mucho menos, tendencias sexuales, sino ritmo, guión y diversión .
Yo soy una mente calenturienta pero casi todo lo que ví en serie fue sexo, sexo, más sexo, un tío que se folla a 5 en el mismo capítulo, pajas, felaciones varias y discotecas convertidas en antros de perversión. Y oye, tanto folleteo, cuando es el mayor sustento del argumento, aburre, qué queréis que os diga.

Totalmente de acuerdo en que la serie mas gay de la actualidad es Aida, pero con diferencia

Besos

Dillinger is dead dijo...

Claro, Mentes sucias, es que tienes que verte la británica, que es muy superior. Hay sexo pero hay mucho más. Y nunca he visto Aida así que no opino.

gato-pardo dijo...

No opino lo mismo , la american esta mucho mejor....porfavor nadie hace mejor el papel de brian kinney que gale harold ...una actuación magistral , y el resto de personajes son muy ricos y con matices; con respecto a lo de guapos y ricos ( en dinero) solo brian lo es porque el resto no.
¡¡¡¡¡ viva debbie!!!!